No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

miércoles, 19 de octubre de 2016

LAS NUBES RESPIRAN

         
Foto: Carmen M. Marín
                 Entre los árboles de la ciudad, paseos por aceras conocidas de huellas indelebles, silenciosas o sonoras, quizás, mudas por otras pisadas que se quieren olvidar. Son del pasado. En el presente siguen ese camino de andares y pensares para vivir en el tiempo.
          Si las sonrisas se apagan, los ojos hablan. Si las palabras se resisten en la delicada piel, el futuro está por llegar. Habrá que conjugar el verbo. Si el deseo es duradero, nadie ni nada le quitará el tesón.
           Sobre la mesilla de noche, muchos sueños por vivir. Libros a medio leer como gotas de lluvia intermitentes. Y, mientras las nubes respiran en su trasiego celeste dejan pasar los rayos de sol, filtrándose en haces de luz a través del cristal de la ventana, por la que se asoma.
         En el despertar del día, Marina, abre los ojos y las gotas de lluvia aparecen como cada día, sin esperar…


martes, 4 de octubre de 2016

VIERNES CREATIVOS del VERANO


Foto  Christophe Jacrot 
Monólogo
Nos encontró la lluvia sobre el verde de "Le Camps de Mars" aquel verano del 68. Tus pantalones de campana empapados y las margaritas entre mis rizos parecían no marchitarse. Te lo dije, volveré a París, buscaré el café por si llueve. Sola. Tú ya no estás.


Six Flags, New Orleans

Yo carrusel
El parque quedó destrozado después del huracán. Permanecen las atracciones desdibujadas en su caparazón de mecano. Después del torbellino quedé en pie, solo, con las historietas de caballería de la marquesina que ya no cabalgan, desteñidas en blanco y negro. Giré y giré como un pick up de segunda mano a todo volumen, emitiendo sonidos deshilachados, rayados, incomprensibles, marcando sones misteriosos. Estuve dando vueltas sin parar con los columpios vacíos, sin luces de colores, sin guiños llamativos. Desaparecieron despavoridos, niños, padres, madres y abuelos. Debió ser así, gracias a él estoy vivo para contarlo, gracias a mi tronco férreo de carrusel.


Foto  Hirokazu Toda

Seductores colores
Hoy es viernes, Aurora vuelve a pasar por allí y deja sonar la música como aquel día. Los globos que se escaparon permanecen tatuados en la pared de la vieja fábrica como una evocación. Formaron parte de los cien globos de atractivos colores que los nietos habían soltado para celebrar el cumpleaños de la abuela. La fábrica, ahora es un solar. La abuela ya no está. Los nietos tampoco. Las fiestas son de otra manera. Mientras camina, la música repiquetea como un hechizo a la sombra.


Foto Dain Yoon

Tu mirada
Conforman tus horas del día corazones de papel que la noche cruel me arrebató en aquel duermevela deshabitado. Tu rostro necesitará reposo allá donde hayas ido porque los fuegos de artificio te iluminaron tanto, que, aún están reflejados en la taza de café. Tu mirada me recuerda el último sorbo.
_____________________________________________________________________

Mis participaciones en Los Viernes Creativos este verano. A propuesta de Ana Vidal


jueves, 29 de septiembre de 2016

EL TÍTULO



      Las vistas al mar le ayudaron a superar todas aquellas manías que acumulaba. En la papelera las palabras arrugadas. En los cuadernos el haber de los días, ideas confusas, dispersas, inacabadas. Frente al espejo, sus silencios prolongados.

            Ayer volvió a escribir. Después fue colgando del perchero, el que está al final del pasillo, todas las hojas llenas de letras. Hoy las ha reunido en el escritorio, en la mesa de la cocina,  en el baño. Hay papeles por todo el apartamento. Desde donde se ve el mar. Cada día se asoma, abre la ventana, aspira la brisa salina, desayuna en la terraza al sol de los días.  Va al baño. Allí en el baño, sin saber cómo ha encontrado la solución: “por mí como si te tiras por un desagüe”. Llamaré al editor ya tengo título.


jueves, 1 de septiembre de 2016

MANIFIESTO PERSONAL POR EL MAR MENOR (sin fotos)

He disfrutado del Mar Menor a lo largo de mis muchos años y quiero seguir disfrutándolo. Apoyo toda iniciativa que sea en pro de su defensa, cuidado y mimo para que ese mar pequeñico que tenemos siga viviendo largos años. Porque su flora y su fauna es única, porque es un tesoro de la naturaleza que nos tocó en la geografía peninsular. Lo fotografío cada año, casi me sé de memoria el contorno de su litoral: pueblos, playas, árboles, palmeras, palmitos y siemprevivas, conchas y chapinas y la tierra roja cercana del campo. Escribo y leo, a su orilla todos los veranos, escenas cotidianas de los baños, en sus cálidas aguas, paseo en bicicleta observando: cómo disfrutan niños y mayores. Y claro, también me baño. Ver amanecer desde la orilla cerca de algún balneario (ahora hostelería, club náuticos) es un capricho excepcional a pesar del madrugón en cualquier estación del año. Y la luna cuando se arrebata por encima de La Manga y se posa sobre él un espectáculo para no morir sin haberlo visto. ¡Murcianos! El Mar Menor es un plato de plata que siempre ha brillado por su tranquilidad (Nunca debió permitirse la navegación a motor y aún menos las motos acuáticas) Sí, barcos de vela latina por ejemplo o piraguas y botes. Porque en el Mar Menor había pueblos tranquilos con casas de tejados a dos aguas de corte levantino y un patio con jazminero para tomar el fresco en las noches de verano, en familia. En otras zonas de nuestro país, esto se conserva. (Nunca se debió construir torres de pisos de tantas alturas o urbanizaciones masivas o embotellamientos de pisos en calles estrechas y sin salida, por no hablar de los hoteles fantasmas sin recepción) Un desarrollo jamás planificado, nada sostenible. Al contrario muy bien aprovechado por los concejos locales para llenar las arcas y de esta manera poner alguna que otra farola, bancos para mirar el mar, palmeras de otras latitudes con el picudo que, vino con ellas, y se ha encargado de acabar con la palmera autóctona  y un largo etcétera de abandonos varios. El Mar Menor tiene cerca un campo que era de secano (almendros, olivos, algarrobos y cereales) Ahora roturado y convertido en campo de regadío y plantaciones extensivas. Sin duda alguna, dan trabajo y riqueza a la zona de lo cual me alegro. Pero, porque también aquí hay uno, sin control de las aguas, ni abonos que no entraré a calificar. ¿Y dónde van esas aguas que arrastran de todo? ¡Murcianos al Mar Menor! Como hasta hace bien poco los colectores orgánicos de los pueblos. Al Mar Menor, por sus ramblas, desde tiempos antiguos  llegaban vertidos procedentes de las escorrentías de las aguas de la Sierra Minera. Y por las ramblas siguen llegando, lo que sobra en muchas casas, electrodomésticos, basura de todo tipo: plásticos y deshechos de más de algún desaprensivo que no piensa, solo vive. ¡Murcianos entre todos nos hemos cargado el Mar Menor! Así que dejémonos de postureos y ya que, no se han tomado medidas antes, por parte de la Administración en General y Agentes Sociales, etc… 
Menos lamentaciones y más acciones.

Y déjense de medidas que no llevan a cabo nunca, por mucho que las publiquen. Hacen falta más acciones y menos palabras… Si todavía el Mar Menor tiene remedio. No lo dejen morir. Hay en Murcia muchos técnicos en Medio Ambiente que tienen y saben soluciones… ¡Murcianos cuidemos el Mar Menor!  


Camen Martínez Marín
Cabopá
    

miércoles, 29 de junio de 2016

PONIENDO RUMBO


Navegaremos por mares tranquilos. A ti que tanto te gusta hacer barcos de papel soplarás el velero hacia la brisa. Miraremos la estrella de los vientos para saber cual viento rola. Veremos crecer a quienes nos siguen, dejándolos cuando toque, ellos seguirán pisando la tierra aún. Haciendo castillos en la arena o jugando al corro de la patata.  Seré feliz viéndote, viéndolos. Desde esta orilla. Caminaremos tocando los tonos azules del mar de tus cabellos que se van tornando como los días y los años en distintos colores. Porque ya hemos llegado al otoño. Seguiremos viendo la vida pasar. La ilusión deberá y será continua, no nos pararemos  por el momento en cualquier estación no deseada.  El camino andado ya es más qué el que nos queda por recorrer. No importa. Disfrutaremos del baile de los días. Bailaremos con los sabores  de la calma, paladeando los olores que están por venir. Reuniremos los sonidos de las caracolas recogidas en la arena. Siempre en nuestros mares, quizás océanos para otros. Navegaremos. Ahora, ya no hay prisa.
Con el número 75 mi participación en ENTC en el mes de junio.

lunes, 20 de junio de 2016

PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS: REFUGIADOS




Saben a sal

Desde la barcaza se escuchan gemidos de miedo, llantos de niño. Una madre abrazada a su hijo señala, “Mi hijo sabe a sal” mientras le tienden una mano desde la balsa salvavidas. Llegaron al alba de calma negra. Un mal sabor empañado. Alcanzan la isla de Lesbos, dios patrón de tierra, nieto de Eolo que resopla vientos. Puerta de entrada, acaso puente, para personas que huyen de una guerra en la que no quieren morir. Mojados, agotados, ateridos del frío azulado, el piélago los arrastra con soplos insolidarios, donde ni siquiera queda sitio para enterrarlos. Entonces, saben a muerte, sin más.

*********************************************************************************************
Esta es mi aportación a la propuesta de Miguel Torija para PMI junio 2016

lunes, 13 de junio de 2016

SIN MIRAR



Si seguís este enlace:  http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/sin-mirar-carmen-martinez-marin/


 Podréis leer un relato  y votar si os gusta, con él participo en un concurso. Sólo hay que clicar en el corazón, después de leer
 ¡Gracias!


Nota: Me siento incapaz de seguir el enlace para que salga la página directamente (uff) y de forma doméstica he copiado la foto. He comprobado que el enlace funciona...



sábado, 28 de mayo de 2016

MI PLAQUETTE

A modo de presentación
    Tuve la ocasión de saber y conocer lo que era una Plaquette en la Universidad. Puedo decir y acreditar que fue el siglo pasado (XX) Mis compañeros y amigos poetas de entonces se auto-editaban plaquettes. Aún guardo algunas, pequeños libros hechos a mano, cosidas las páginas con hilo y aguja, algunas manuscritas y otras impresas por aquellas famosas "impresoras vietnamitas"  Un método usado la mayoría de las veces para y sobre todo, en la propaganda subversiva( octavillas, panfletos, etc.) Eran otros tiempos...

Ahora en mí época de júbilo por fin, me he decidido a emular aquello que tantas veces pensé hacer cuando tuviera tiempo: mi plaquette y he aquí mi presentación y en qué mejor sitio que mi ventana, donde un día empecé a compartir mis "palabras escritas". Hace ya algunos años.

foto de Rosa Torres

"Caja de Postales" Se terminó de imprimir el día 13 de abril de 2016. Esta primera edición consta de 100 ejemplares numerados a mano y con la firma de la autora. D.L.:Mu 366-2016 y Registro de la Propiedad Intelectual de la Región de Murcia.

*****************************

Plaquette: es una publicación de tamaño pequeño que se usa para difundir obras literarias de corta extensión tales como poemas o cuentos. Plaquette: palabra francesa, término adquirido a partir de su uso por poetas franceses del s. XIX quienes daban a conocer sus nuevos trabajos entre escritores a través de estos pequeños "folletos" de no más de 30 páginas.

******************

"Caja de Postales" Consta de 30 páginas, dos fotos y 27 postales, textos escritos durante algunos años y que ven la luz en este pequeño libro. Lleva una cita de María Zambrano:
"Hay cosas que no pueden decirse, y es cierto.
 Pero esto que no puede decirse, es lo que se tiene que escribir" 


A todos aquellos que ya le ha llegado y a los que les falta por llegar, espero que les guste. Mis textos a modo de "postal" están enumerados, el título está incluido con palabras en rojo. Soy de colores, olores, sabores y sonidos y en ellos me fijo para escribir. Tenía gana de contarlo y aquí está, dicho queda...

Rosa Torres, una artista, pintora en seda


Besicos


jueves, 26 de mayo de 2016

ÉRASE DE UNA VEZ de Ana Vidal



Érase de una vez quien a los suyos padece. Me hubiera cansado contigo, hasta aquí hemos llagado. Nosotros que nos morimos tanto. Elige un final


********************


Ana Vidal, hace con el título y las partes del libro, un todo. 
Un microrrelato auténtico. 
Te felicito amiga. Ha sido una delicia leerte.


Título: Érase de una vez
Autora: Ana Vidal Pérez de la Ossa
Editorial: Enkuadres
Abril 2016
Colección:Microsaurio

domingo, 8 de mayo de 2016

PENÚLTIMA LUNA (reedición)

La Luna y su estela

A mí, tú Luna me llenas cuando llegas
iluminas y entras por la ventana desde el  mar
A mí, tú Luna me animas los paseos
 estela plateada sobre el agua

A mí, tú Luna blanca enciendes palabras
y aclaras el planeta de mis esperanzas
A mí, tú Luna me devuelves la mirada
me conviertes en estrella de tu noche.

Serena, dulce, como el día que nací
quizás tú Luna alumbraste
aquel domingo de julio
y siempre te quedaste conmigo.
A mí, tú Luna me faltan palabras.



                                               Cuaderno Azul